fbpx
Diarios de viajes

Construye tu Diario de Viajes desde este verano

Ahora que estamos a punto de preparar las maletas o, al menos pensando qué vamos a llevarnos a donde vayamos, vengo para hacerte una super sugerencia que te va a alegrar el viaje por pequeño que sea.

Llévate un cuaderno y haz un diario de viaje. Y te doy una poderosa razón para hacerlo:

Un diario de viaje te hace viajar doblemente porque haces un viaje interior al mismo tiempo y esa experiencia te calará más hondo.

Hacer un diario de viaje es muy libre, no tiene ninguna regla, es muy divertido y te ayudará a liberar tu creatividad si es que la has tenido dormida durante el año.

Y aquí te doy algunos consejos para que empieces a pensar en ello:

  • Cómprate un cuaderno que te encante y llévate bolígrafos de varios colores; no te limites al azul o el negro; si vas a dar rienda suelta a lo que te vaya sucediendo puede que escribas un poema en verde y un pensamiento el rojo.
  • Familiarízate con la idea y el cuaderno desde antes de partir. Puedes hacer alguna entrada antes, explicando a dónde vas, cómo te sientes ante el viaje, qué planes tienes…
  • En el diario seguirás la estructura que quieras, no tienes que escribir cada día, si no cuando te parezca, tu sé consciente de que lo llevas y que es tu compañero y ya se irá llenando solo.
  • Lo que me encanta de los diarios de viaje es que puedes poner fotos, textos, el papel de un bombón que te han regalado, el tiquet de aquel café tan rico que te tomaste en una terracita, dejar estampados tus labios de carmín…lo que quieras, literalmente.
  • Dibuja, aunque lo hagas mal, no importa, lo que cuenta es el impulso de aquello que te caló y que quisiste dejar plasmado en tu diario.
  • Tócalo, siéntelo, llévatelo contigo a todos lados.

Sentirás que vas procesando las experiencias de otra forma porque llevar ese diario te hace más consciente del camino, de los pequeños detalles, de los olores, de las personas a las que te encuentras y observas.

Y si este verano no te mueves, si no vas a salir de viaje por el motivo que sea…puedes llevar tu diario de viaje igualmente ¿por qué? Pues porque

el viaje interior es personal, no hace falta que te desplaces a X kilómetros.

Llevar un diario de viajes en tu pueblo o ciudad te hará ser más consciente y estar más conectada con el lugar.

A veces, y te lo digo porque a mi me sucede, hemos pasado mil veces por una cafetería, por un banco vacío en medio de una callejuela, al lado de un árbol que parece muy anciano y cansado y no lo hemos visto.

Toma la costumbre de conectarte cada día un rato con algo cercano a tu entorno habitual y escribe sobre ello, dibuja, recorta, haz un collage, escribe lo que te venga a la mente y te sorprenderás al ver todo lo que habitualmente no ves.

Te voy a dar un poco más de inspiración a través del ejemplo de una autora española: Concha García.

Ella es poeta y ha escrito varios diarios de viajes. Últimamente está más centrada en el proceso creativo de los diarios de viajes.

Concha viaja sola y suele acompañar los textos de fotos suyas personales lo cual enriquece los textos con un aire muy personal porque es su mirada y no otra la que está detrás del objetivo. Ella cuenta anécdotas muy personales, desde lo que le ponen en el plato en un restaurante hasta lo que se cuece dentro de las casas en las que duerme como viajera.

Te recomiendo que leas alguno de sus textos para comprender mejor la «idea de viaje interior», por ejemplo: Desvío a Buenos Aires. (Ed. Chamán, 2019).

El año pasado tuve a Concha como invitada en mi taller de Escritura Salvaje al hilo de este tema y fue muy interesante escucharla.

Si con todo esto no te he convencido para que empieces ya tu diario te recomiendo que leas entonces a San Mao quien escribió un libro que me encanta: Los diarios del Sáhara, fruto de su estancia allí. Nos cuenta de una manera sencilla cómo organizó su vida, cómo se relacionaba con los demás siendo una mujer china en el Sáhara.

¡Empieza tu aventura de escritura!

No hay comentarios

Escribe un comentario